“He tenido que cuidar a mi hijo enfermo desde que nació y ahora va a cumplir treinta años. Me absorbe entera y no queda tiempo para uno. Esto que nos dan es algo maravilloso”, indica María Teresa, vecina de la población Santa Elena.  Ella, junto a más de un centenar de cuidadoras y cuidadores, en su mayoría mujeres, participó en la sexta jornada anual que el municipio organiza para contrarrestar el estrés diario que significa cuidar a un familiar con dependencia severa.

Junto con compartir con sus pares cuidadoras, recibieron diversas prestaciones de salud como podología, masajes, auriculoterapia y yoga; actividades recreativas como danza árabe y un taller de primeros auxilios. La actividad forma parte de las acciones que el área de salud municipal otorga en todos los Cesfam de la comuna, tanto a pacientes dependientes como a sus cuidadores.

Ángela, usuaria del Cesfam Santa Laura, lleva 22 años cuidando a su esposo.  “Es muy duro, pero no voy a contar penas, solamente alegrías”, dijo. “Este día ha sido muy feliz para mí. Permítanme dar las gracias, porque sin la ayuda de ustedes, del municipio, de los Cesfam, nosotros no podríamos estar cuidando a nuestros enfermos”, agregó. Por su parte, Sandra, vecina del paradero 36 de Gran Avenida, quien lleva cinco años a cargo de sus padres, ambos en situación de postrados, indicó que “al tener que cuidar una pierde su espacio. Esto de hoy es genial, es la oportunidad de darse un tiempo para relajarse”.

El Alcalde de El Bosque, Sadi Melo, compartió con el grupo de cuidadores durante la jornada y destacó “el tremendo esfuerzo que realizan todos los días cuidando a sus seres queridos. El municipio ha querido acompañarlas y ayudarlas con distintas actividades. Este es un reconocimiento a ese tremendo cariño y amor que tienen en el compromiso diario con sus familiares”, concluyó.

Accessibility