El país cambió y nadie ha estado ajeno a este nuevo escenario. Los medios de comunicaciones y las redes sociales nos muestran imágenes de las multitudinarias marchas con cánticos y cacerolazos a los largo del país, las cuales se contraponen con los actos de violencia. Ante este escenario, hay quienes muchas veces no logran comprender lo que ocurre: las niñas y niños.

La incertidumbre y el miedo son las sensaciones más recurrentes en nuestras hijas e hijos, ya que su rutina diaria se vio fuertemente afectada. En el contexto que estamos, con protestas e incidentes, sumado los conceptos de “Estado de Emergencia” y “toque de queda”, hay que saber cómo tratarlos:

  • Ante situaciones de miedo, acójalos, abráselos y cuénteles que también se han sentido así.
  • Converse con ellos, pregúnteles qué saben de lo que está ocurriendo  y explíqueles con palabras simples y acordes a su edad.
  • No cuestione lo que sientan respecto de lo que está ocurriendo, valide esa experiencia. 
  • Transmítales que es natural sentir miedo o tristeza, pero que ahí está usted para acompañarlo.
  • Escúchelos atentamente lo que dicen.
  • Otórgueles seguridad al momento de expresar sus opiniones.
  • Si su hijo o hija ha estado expuesto a imágenes o situaciones violentas, preséntele imágenes  de situaciones similares en las que la gente esté cooperando o  construyendo.
  • Dele espacio para jugar y recrearse.