“Me opongo rotundamente al proyecto de construcción de esta planta de hormigón, por las nefastas consecuencias de impacto vial, medioambiental y de salud para la población. El municipio agotará todas las instancias de carácter legal y administrativas que permitan evitar su instalación en la comuna”.

Con estas palabras el Alcalde Sadi Melo Moya se refiere al proyecto que busca levantar una Planta Cementera de Hormigón Premezclado en Av. Ochagavía. La iniciativa, amparada en el Plano Regulador Metropolitano de Santiago que define esa área como de uso industrial, predispone a nuestra comuna a sufrir una serie de impactos negativos, por lo que el rechazo es compartido de manera unánime por el H. Concejo Municipal y la comunidad bosquina.

Según la información entregada por Inversiones Orange S.A, empresa detrás del proyecto, la construcción y operación de la cementera significará el paso de 78 camiones por hora, lo que hace prever un colapso vial en Av. Ochagavía y sus alrededores.  Asimismo, debido al aumento de material particulado en la zona, se visualizan graves daños al medio ambiente y la salud, afectando en el entorno inmediato a casi 10 mil personas de El Bosque y San Bernardo.

 ¿Cómo se tramita la instalación?  

Es el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) el organismo público encargado de administrar el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), instrumento que evalúa y certifica que las iniciativas, tanto del sector público como del sector privado, cumplan con los requisitos ambientales que les son aplicables. En este caso, la empresa en cuestión ingresó la solicitud al SEA y éste pidió su pronunciamiento a diferentes servicios como seremias, gobierno regional y el municipio. Al respecto, nuestra institución manifestó su rechazo argumentando la carencia de información relevante y esencial que permita revelar una serie de potenciales impactos negativos que fueron omitidos por la empresa, solicitando un Estudio de Impacto Ambiental.

A partir de todos los antecedentes presentados, se emite una Resolución de Calificación Ambiental que permite aprobar o rechazar la instalación. En este punto, las autoridades locales han manifestado públicamente su oposición al proyecto, enfatizando que el actual plano regulador regional somete a las comunidades de El Bosque y otras comunas aledañas a las peores condiciones de vida, convirtiendo al sector sur de Santiago en una zona de sacrificio.

Como municipio, tenemos la convicción de que el progreso debe poner al centro del desarrollo a las personas y, lamentablemente, las políticas urbanas protegidas por el plano regulador regional, han sometido a bosquinos y bosquinas a la segregación. Por esto, hacemos un llamado a la comunidad a informarse, organizarse y permanecer alertas.

Accesibilidad
A %d blogueros les gusta esto: